¿Por qué lo llaman té azul?

Entro en La Fugitiva, me siento, me coloco entre todas estas estanterías de libros.
Tengo una hora y media para tomarme un té tranquila, antes que empiece la película coreana en el Cine Doré.
Llega la camarera a preguntarme que quiero tomar – es peculiar, delgaducha, habla bajito como si se le hubiera ido la voz.
Pido un olong, “té azul” me saldría extraño de decir.

“Vamos a ver…. ¿eres filosofa?”, me dice, en un tono entre molesto y cansino.
“…no.”, contesto.
“¿Filóloga?”
“…no…” y no entiendo a donde quiere llegar. Me quiere vender este té, ¿o no?
¿O se a caso esta cafetería es una tapadera para vender extrañas drogas experimentales?
“¿Por qué pides este té?” sigue insistiendo “¿lo conoces?”.
“Si, los olong me gustan mucho”, sigo perpleja.
“Aah.. vale.. entonces si. Es que a mucha gente no le gustan”.
Si, ¡es peculiar!

Miro libros, mando algún whatsapp.
Sorbo el té pensando en la gran diferencia entre este y un olong de verdad.
Tengo todavía el sabor de los deliciosos ‘cha siu bao’ que me comí hace una hora.
Escribo un poco. Espero a Carlos.
Es un viernes perfecto.
Solitario, pero a eso aquí ya estoy acostumbrada.

Sin título-2

Sin título-1

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s